martes, 6 de marzo de 2012

GUAPOS Y GUAPAS


 Como es bien sabido, la culpa de todo la tiene Yoko Ono, pero podemos apuntar unos cuantos cómplices para irnos entreteniendo. Recordemos que la viuda de Lennon no deja de ejercer de tal desde que accedió a dicho estatus de la truculenta manera que ustedes seguro recordarán. Yo estaba en el insti y lo comentó un compañero en clase. Me impresionó un poco. Lo justo. No es que yo no sea impresionable, que lo soy, es que entonces, y ahora, era y soy más de los Rolling. Siempre tuve más que ver con Mick Jagger que con, pongamos, Paul MacCartney. Siempre tuve un careto difícil, vaya. Y a mucha honra: Belmondo, Gainsgbourg.... Ringo Starr ahora que lo pienso!!!. Pero ¿ustedes contemplaron en el cinematógrafo a Barbara Bach, la señora de Ringo?: un poquito de por favor... Ser guapo está sobrevalorado. Clarísimamente. El hombre y el oso y todo eso... Cuando el amargado de Boris Vian escribió aquello de Que se mueran los feos se refería a los feos de corazón, que parece que hay que explicarlo todo. Además era gabacho de la Francia. Cortadores de cabezas y volcadores de camiones. Belmondo y Gainsgbourg también eran franceses, me dirá usted. Sí, pero eran feos. ¿Acaso Yoko Ono es guapa?. Si Yoko Ono es guapa yo soy un Beatle. Es viuda y va que chuta. Además alguien que iba de artista conceptual antes de ir de viuda no puede ser guapo o guapa. Los artistas conceptuales son feos por antonomasia y definición.
Tengo puesto el Abbey Road y está empezando esa maravilla de Here comes the sun. Harrison era guapo y bien que se nota en su música. Si seguimos así llegaremos a Janis Joplin y habrá que cerrar el pico, de modo que cambiemos de tema. Volvamos a los cómplices de la pobre Yoko. Un suponer: Berlusconi. Un hombre que canta. Un hombre culpable. No alcanza todo el software de este programa informático para decir todo lo que se puede decir de este sujeto. Alguien debería presentarle a Yoko Ono. Alguien debió haberlo hecho hace medio siglo, cuando era una velina japonesa y todos los gatos eran pardos. ¿Se imaginan a Berlusconi de artisto conceptual, azote de políticos y magnates? ¿se imaginan los tres discos siguientes al Let it be?. Pero, basta ya, que yo soy de los Rolling....